domingo, 24 de febrero de 2013

Todo el mundo miente


Es la frase favorita del Dr. House; personaje al que admiro por el modo tan racional con el que enfrenta las situaciones.
Así nos lo recordó también el facilitador del Taller de Innovación al que asistí el año pasado.
A mí me parece que la principal causa de las mentiras es el miedo.
Miedo a que descubran que hice algo que no debí hacer. Miedo a las consecuencias de no hacer lo que me piden.
Sólo puedo explicarme así la actitud de ciertas personas que deciden firmar o apoyar una mentira, en lugar de enfrentarse a los poderosos y exponer lo que realmente piensan.
A fines del año pasado circuló por Internet el discurso del estudiante de cuarto medio del Instituto Nacional. Todos aplauden que se atreva a decir lo que todos piensan; pero que, una vez más, permiten que ocurra porque es más sencillo callar y dejar que “el sistema” siga su curso.
También a fin de año fui víctima de la ruptura de un compromiso asumido por El Club La República; en que nos señalaban, a los padres y apoderados, que los colegios La Fontaine y Las Américas continuarían el 2013. Sin embargo, el Colegio Las Américas fue cerrado; todos sus profesores despedidos y los padres nos vimos obligados a buscar, en Diciembre 2012, otro colegio.
“Los números no dieron”. Claro, es que en el mundo de los negocios no importa desperdiciar una infraestructura, un cuerpo docente ejemplar y un grupo de familias comprometidas con un proyecto educativo. Debe ser rentable. Menos importó el compromiso adquirido.
Todo el mundo miente y podrá tener las justificaciones que quiera; porque, como dije en mi post anterior, cada uno contará y se contará el cuento que quiera.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario