miércoles, 31 de octubre de 2012

Community Manager


Fue hace unos días que, en nuestra reunión de trabajo del grupo representante en Chile de Value Drivers, mi amigo Jorge Milla me comentó sobre este concepto.

Community Manager: Encargado organizacional de atender las comunicaciones a través de las redes sociales.

Como Secretaria del Centro de Padres del Colegio Las Américas; sin darme cuenta, junto a Sergio Ramirez (Presidente del Centro de Padres) hemos estado desempeñando este rol en el correo cala@colegiolasamericas.cl
Recibimos las inquietudes de los apoderados y les respondemos; además de emitir los comunicados oficiales a la comunidad escolar.


Algo parecido a uno de mis roles en Telvent Chile, como encargada del Blog Institucional y la distribución interna de su actualización a los supervisores y coordinadores de servicios. (Parte del apoyo que hago a las Comunicaciones Internas).


Interesante actividad, para alguien como yo; que tiene la facilidad para redactar, con un trato amable y conciliador; además de cálido, cariñoso y acogedor, cuando  se requiere.

Es que esto de vivir escribiendo hace que uno tenga posibilidades que nunca imaginé.

Link relacionado

miércoles, 24 de octubre de 2012

Todos a votar


Este domingo son las elecciones municipales. Es la primera elección en que tenemos “inscripción obligatoria y voto voluntario”.
Muchos esperan un alto nivel de abstención. Preludio de las presidenciales.
Yo misma estuve cuestionándome respecto de ir o no ir a votar. Porque no es que no crea en la Democracia; sino que muchos chilenos pensamos que en la “oferta electoral” no hay mucho donde elegir. Es “más de lo mismo” o “todos son lo mismo”.
Me acordaba de un amigo que me contó que hace unos días fue al supermercado y, de las 7 cosas que quería comprar, compró 5 de marca alternativa; porque no estaba lo que buscaba. Me decía: “con mi dinero, no puedo comprar lo que quiero y me conformo con lo que hay”.
Con la política nos está pasando lo mismo. Hace rato que estamos descontentos con la oferta electoral y nos tienen aburridos con sus asociaciones acomodaticias para sus propios intereses y no para el bien del país.
Por otra parte, hace rato que pienso: ¿Por qué tengo que elegir representantes? Si ya están las condiciones técnicas para expresar directamente mi parecer.
Es que a muchos les interesa hablar por los demás y otros muchos ya están condicionados a que otro piense por ellos.
Yo soy una de las que valora el proceso democrático,  donde una persona = un voto.
No importa el nivel cultural, el nivel de influencias y cuánto dinero tengo en el bolsillo; en ese momento sublime: Todos somos iguales y YO DECIDO.
Muchos murieron por otorgar en el mundo ese derecho. ¿Ud. qué va a hacer?
Si no le gusta la oferta: Dígalo. No se conforme con “lo que hay”. Si le gusta: También dígalo.
No deje que otros interpreten que no vino a votar porque no le importa; porque ¿qué le parecería que después ya no se molesten en pedirle su opinión?
No deje de expresarse.
Piense – Decida – Vote
Diga SI a la Democracia.


Links relacionados:

sábado, 20 de octubre de 2012

Como un árbol



Cada vez que voy al sur (Coñaripe) experimento una conexión especial con el cosmos.


Me encanta recordar a mis hijos, cuando eran pequeños, abrazando las araucarias del parque Nacional Villarrica exclamando:
 “¡Estoy abrazando historia!”

Es que efectivamente, los milenarios árboles tienen mucho que enseñarnos.


Parada al lado de uno de ellos y mirando hacia arriba pienso: están aquí para intentar alcanzar el cielo. 

Se relacionan con su entorno y se desarrollan como el vegetal que son y se alzan y se alzan hacia el cielo.

Siento que los seres humanos, como dice Maturana, en su autopoyesis también están y se relacionan con su entorno para alcanzar el cielo. Esa chispa vital, recuerdo del pasado, que me vincula con todo y con todos; y que me impulsa a ser más; no a tener más, sino a ser y a hacer más; porque siempre he pensado, así como dice Ken Robinson: "las ideas hay que regalarlas"; que los dones que tenemos, son también para regalarlos al universo.

viernes, 19 de octubre de 2012

¿Por qué un blog?


¿Por qué un blog?  Era la simple pregunta en un tweet que llevaba a un estudio que está realizando una universidad.
No lo respondí en el momento y claramente ya no me será fácil ubicarlo; pero da origen a este post y puede que más adelante logre hacer la vinculación u otra persona la haga.
Motivaciones puede haber muchas, y me pareció atingente responder desde los valores conductores que conozco a través de Value Drivers:

PODER: Se siente motivado por el deseo de control, de hacer oír su voz, de tener participación activa en lo que le atañe. Es proclive a demostrar su necesidad de “estar a cargo” y ser considerado “líder” o “cabeza visible” de proyectos. Lo motiva escalar posiciones lo que no significa estar ciego por poder. La compensación económica no es buscada por sí misma, sino la satisfacción personal que le da el rédito que conlleva la función de líder, es el objetivo per se. Podría experimentar necesidad de control, supervisión e influencia en los demás.

CONOCIMIENTO TEORICO: Prevalece en su perfil el interés por el saber intelectual. Demostrará constantemente su necesidad de aprender y comprender. Se caracteriza por una curiosidad cognitiva insaciable y la sistematización ordenada del conocimiento adquirido. Disfruta de estudiar e investigar, de ahí que tiende a ser incisivo, objetivo, crítico y a basarse en hechos. Se inclina a la exploración de ideas y a la reflexión.

LOGROS INDIVIDUALES: Su naturaleza independiente, lo conduce a demostrar constantemente esta necesidad de “libertad personal”. Orientará su esfuerzo al logro de resultados que posean su sello personal. Se caracteriza por su deseo de ser auténtico, de ser “Usted mismo”, lo que no implica egoísmo, sino anhelos de realización de su valor. Se motivará básicamente frente al logro de sus más altas metas personales

ARMONIA ESTETICA: Su orientación hacia este valor, lo lleva a admirar la belleza y el equilibrio de las formas. Lo motivará el deseo de “disfrutar” y “apreciar” tanto los grandes eventos como las experiencias simples. Su sensibilidad artística no sólo se relaciona con la belleza, sino con la contribución a la armonía general. Tenderá a ser una persona observadora, que comparte sin egoísmo con otros lo que admira, y que quiere colaborar brindando  armonía en lo que lo rodea.

ESPIRITUALIDAD: La motivación nace de su necesidad de cree en un Ser Superior, llámese Dios, Espíritu, Alá, etc. al que vivencia como conductor de su vida. Este valor, no necesariamente supone religiosidad, sino la búsqueda de algo trascendente, más allá de las personas, algo que inspire un comportamiento modelo. Su vida se orientaría al servicio en función  de sus creencias. Busca la tranquilidad interior a través de sus convicciones y la fe.

LAS PERSONAS: Trabaja en pos de su deseo de ayudar al prójimo. Lo motiva la necesidad de cuidar a las personas  y compartir con ellas. No dejará pasar oportunidades para brindar su servicio, su tiempo, talento, e incluso dinero, quizás para beneficio de las personas quizás pueda llegar a priorizar a los otros por sobre sí mismo, incluso hasta olvidándose de su propia persona.

LOS BIENES CONCRETOS: Se siente motivado por su sentido práctico. Tenderá a demostrar constantemente su necesidad de obtener logros tangibles. Orientado a resultados, posee un pensamiento utilitario que lo caracteriza. Tiende a dar un uso competitivo de sus capacidades. Es probable encontrar que las personas que poseen éste valor, entre los primeros de su escala, creen que si algo vale la pena, tiene que ser de utilidad. Valora la obtención de rédito material y económico frente a su tarea. 

LAS ESTRUCTURAS: Quienes poseen este valor, priorizan el orden, las reglas, las metodologías, las rutinas de trabajo establecidas. Todo debe encontrarse controlado y contenido. Tenderá a buscar un marco de referencia en cada acción que realice, considerándolo totalmente  necesario para poder operar.

 (Value Drivers™ es una tecnología diseñada y desarrollada por Horwath Argentina).

Según mi propio Informe Individual de Value Drivers, mi Valor Conductor predominante es “Las Personas”.
Y ¿Por qué un Blog? Pues, porque efectivamente me motiva la necesidad de cuidar a las personas y compartir con ellas. A través del Blog puedo entregarles todo lo que he aprendido y lo que estoy aprendiendo; y porque, como bien dice mi amigo Jorge en su propio blog: “Es la pasión la que nos convirtió en humanos, no la razón” y mi pasión la tengo clara: es la Educación.

Celebrando mi segundo año en el Blog, les invito a recordar lo que escribí el año pasado: Link y les adjunto otro link relacionado.

¿Por qué un Blog? ¿Por qué no?

viernes, 12 de octubre de 2012

Escribiendo


Fue al terminar el sexto básico que nos hicieron el más lindo regalo: Un Diario de Vida.
Sí, de esos de colores con candadito. A mí me tocó el de mi color  favorito: verde obscuro.
En él comencé a escribir de “mis amores” (los niños y artistas que me gustaban), mis dolores y mis alegrías.
Desde muy pequeña me gustaban los cuadernos, y me gustaba escribir.
Aún recuerdo lo feliz que me sentía haciendo mis caligrafías en Kinder; en los cuadernos especiales, agregando líneas con dibujitos; y, más tarde, la copia diaria que hacía, del libro de lecturas, en mi cuaderno de Castellano (antes no se llamaba Lenguaje).
En el “Diario”, realmente no escribía a diario; pero sí con cierta frecuencia.
Siempre me preguntaba “¿para quién escribo?”, si un Diario de Vida se supone que es algo secreto, muy íntimo; sin embargo me encantaba escribir y reflexionar sobre todo lo que me emocionaba.
A veces guardaba algún recorte o recuerdo en sus páginas.
Por cierto, no me duró mucho; pero seguí escribiendo en todo tipo de cuadernos y libretitas que me regalaban o que me construía mi papá.
En los tiempos de la serie Robotech, que veíamos con mi hermano menor (Mario); me causó mucha risa el capítulo en que se está desmoronando la ciudad, pero Lynn Minmay vuelve a casa a buscar su Diario. Nos reíamos con mi hermano, porque si yo hubiese tenido que volver a buscar  mi Diario, tendría que haber llevado un carro de arrastre para trasladar el montón de cuadernos y libretitas que lo conformaban.
En el colegio nos dictaban la materia o tomábamos apuntes; los míos fueron siempre los mejores, ordenados y con buena letra (algo que con el tiempo he ido descuidando). Hasta en la universidad, mis apuntes fueron los más fotocopiados (me decían que escribía hasta los suspiros de los profes). Claro, yo no tenía plata para fotocopias, así que había que desarrollar otras habilidades. Por otra parte, nunca se me ocurrió venderlos.
En mi vida laboral, no se pueden imaginar la cantidad de informes, minutas y procedimientos que me ha tocado escribir. Tampoco todo lo que he escrito como secretaria y tesorera de cuanto organismo en el que se me ocurre participar (de los cursos de mis hijos, con mis colegas, con mi familia) y, por supuesto todo lo que escribo para participar en concursos o sólo por el gusto de escribir.
Tuve amigos por correspondencia (era la forma de conectarse con gente de otros lugares, antes que existiera el teléfono), era una maestra para escribir tarjetas de saludos y, donde pude, siempre me hice cargo del Diario Mural.
Más tarde el correo electrónico vino a ocupar un lugar relevante en mi vida y, con otros, compartí y comparto en agrupaciones por temas de interés, talleres literarios y cosas divertidas.
Hoy, entre los de mi generación, me siento vanguardista porque tengo mi blog, estoy en Facebook y estoy descubriendo las bondades del Twitter y LinkedIn. Además, en Telvent Chile, incorporé el Blog institucional y me defino como un apoyo a las comunicaciones internas.
No sé en qué nuevas tecnologías me encontraré escribiendo más adelante, recién estoy incorporando mi Ipad; pero lo que sí estoy cierta es que encontraré la forma de seguir escribiendo, para seguir compartiendo.