domingo, 9 de diciembre de 2012

Videos, Educación y Participación

Seguramente han escuchado del modelo educativo finlandés como un buen ejemplo a seguir para nuestras escuelas.
Este fin de semana, tuve la oportunidad de ver este VIDEO inserto en un blog, facilitado dentro del conjunto de links interesantes que Gabriel Bunster me envía cada semana.

Verlo hizo que me acordara de lo que vivimos en al Colegio Francisco de Miranda, cuando mis hijos estudiaron allí.
Los profesores eran un grupo inspirador y apasionado que trabajaban coordinadamente diseñando actividades hermosas que eran aprovechadas desde todas las miradas: matemáticas, lingüísticas, sociales, científicas y artísticas.

Sé de otros colegios que intentan cosas parecidas; porque quienes tienen verdadera vocación por enseñar, no paran de aprender e innovar para el bien de sus alumnos.

En el Colegio Las Américas también me he encontrado con un equipo de profesores inspirador y con gran vocación docente.


Hace algún tiempo, tuve la oportunidad de ver el video “La Educación Prohibida” donde aparecen otros testimonios chilenos que están haciendo una educación diferente. Lo cual es, por cierto, esperanzador.


Y me gustó ver a Mario Waissbluth de Educación 2020 hablando en TED sobre cómo es posible montar un movimiento ciudadano eficaz; en este caso también para hacer cambios en el ámbito educativo.

Rescato tres cosas importantes: Amor, Pasión y Confianza.

Después de lo ocurrido con las entidades acreditadoras; cada día me queda más claro que no tenemos que gastar tanto en control, sino invertir en confianza. Lo que se requiere son buenos líderes, que tengan claridad de lo que quieren hacer y cómo quieren hacerlo. El esfuerzo y los recursos los pone el resto de la comunidad educativa (profesores, apoderados y alumnos). Lo principal es que el alumno quiera aprender y eso se logra cuando la familia valora la educación y tiene esperanza.

Me preguntaba ¿Qué vamos a hacer para cambiar lo que tenemos por lo que queremos? 
Simple, sólo trabajar con ahínco para lograrlo. No esperar a que “de afuera” vengan al rescate. Cada escuela, cada comunidad escolar puede organizarse y conseguir lo que quiere. Por eso la clave está en la Dirección y, como decía la profesora Alma Harris, en el Liderazgo Distribuido. Cada uno de nosotros puede empoderarse para hacer lo que quiere hacer y alcanzarlo.

No baje los brazos, no deje que la “desesperanza” se apodere de Ud.

Defina lo que cree que es justo y bueno para sus hijos y trabaje para lograrlo.
Hace rato que vengo diciendo que los niños nos hicieron abrir los ojos, pero somos los adultos los que tomamos las decisiones. Somos nosotros a quienes nos corresponde actuar. La participación es la clave; para esto y para todo lo que quieran cambiar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario