lunes, 18 de abril de 2011

Aprender y Desaprender

Hace algunos años, cuando escuchaba a Ana Torroja en televisión, en su presentación en Viña del Mar; me di cuenta que mis hijos también se sabían sus canciones.
¿Cómo era posible? Si yo no toqué nunca la música de ella en su presencia (generalmente escuchamos la música que le gusta a su papá; ya que él conduce el auto y decide lo que suena en él).
Resulta que, de pequeños, ellos viajaban al colegio en un transporte escolar y a la tía le gustaba Mecano.
Día a día escuchaban estas canciones y hoy se las saben y son capaces de cantarlas entonadamente.
“Cosas que sé y que no sé que sé”.
Fue lo que pensé al reflexionar sobre esto.
Cuántas cosas hemos incorporado, sin saber que ha ocurrido aquello.
Como me decía mi amigo Bunster:” ¿quién le metió en la cabeza a las mujeres el uso de tacos altos?” Los invito a ver su posteo.
Aprendemos aún sin proponérnoslo.
Así también vamos incorporando las buenas y las malas prácticas que se dan en nuestro mundo laboral; por lo que, a veces, como facilitadores, tenemos que invitar a conjugar y a vivir el verbo desaprender.

2 comentarios:

  1. Angelica Henriquez Auspont19 de abril de 2011, 10:03

    Me encanta Ana Torroja de siempre y creo como tu que incorporamos cosas en nuestra vida muchas veces sin pensarlo, y solo lo damos por adquirido.

    ResponderEliminar
  2. De aquí me voy a escuchar a la Ana Torroja; no la conozco.
    Claro, estamos más intervenidos mentalmente que no habiendo. Solo basta ver lo que le costó a Hamilton (caso Karadima) percatarse en el forro que había estado metido; es de no creerlo.
    El desprender será, estoy contigo, un verbo a conjugar en todos sus tiempos.
    Saludos

    ResponderEliminar