viernes, 4 de marzo de 2011

Recordando el primer día de clases

Hoy retornaron mis hijos al colegio; y revisando la página de educarchile me encontré con el artículo de este nombre.
¿Cómo no recordar mi primer día en la Escuela N° 4  de Niñas - República del Brasil en Curicó?
Era temprano y estaba algo fresco. Me llevó mi mamá, con mi delantal de rayitas verdes con cuello y corbatita verde.
No tengo fotos porque en ese entonces no se tenían al alcance de la mano como se tienen hoy (incluso a un click del celular).
Pero jamás olvidaré lo feliz que estaba de llegar al Kinder.
Con mi bolsón de cuero café (tampoco existían las “rutilantes” mochilas que portan las niñas hoy) y mis cuadernos forrados con papel de envolver  (hasta el papel de regalo era un lujo en esos años. Ni hablar de forros plásticos, eran tiempos de papel).
Conocí a mi tía Eliana y a mis primeras compañeras y compañeros; porque a pesar de ser una escuela de niñas, el Kinder era mixto. Al lado estaba la escuela de hombres que los acogía después.
Ya desde entonces me gustaba ir al colegio; porque además de aprender, podía jugar con otras niñas y niños de mi edad.
Demás está decir lo que me gustaba hacer las tareas: dibujitos y letras en esos cuadernos mitad croquis y mitad caligrafía, o sólo croquis o sólo caligrafía.
Jugar en la casita de muñecas y con los cubos de madera de colores.
Alejarse del “cuarto oscuro” en el cual amenazaban encerrarnos si nos portábamos mal.
Volví feliz a casa a almorzar (sólo iba medio día) contando todo y añorando el día siguiente.
Caminaba todos los días de ida y de vuelta; porque tampoco eran tiempos de autos ni de transporte escolar.

1 comentario:

  1. Que lindo recuerdo...yo tambien usé esos cuadernos y esos bolsos. Felicidades, me parece muy interesante tu blog :)

    ResponderEliminar