jueves, 9 de diciembre de 2010

Reflexionando sobre nuestra relación con los Adolescentes


En una conversación con una apoderada del curso de mis gemelos comentábamos sobre esta difícil etapa.

Personalmente no recuerdo muchos trastornos en mi propia adolescencia; sin embargo, como madre de tres me han tocado varias cosas. No tan graves, pero igual algo inesperadas.
Frente a los problemas que analizábamos, le comenté que yo soy partidaria de la estimulación positiva. Por lo tanto, aun cuando entendí que ella pensara que el comportamiento de los adolescentes a veces da para querer darles un combo. Lo que a mí me ha resultado es destacar lo bueno que hacen y ejemplificar con ello que es posible que sus conductas sean de ese tipo. También salir a caminar con ellos y conversar (a su ritmo) para tratar de entender por qué se han portado así. (A veces ni ellos mismos saben y, por lo que leí en www.educarchile.cl alguna vez, tiene que ver con que su cerebro aún no está maduro).

Por cierto, la violencia no es justificable bajo ningún aspecto; si la usamos, la ponemos en su maletín de herramientas y después podemos encontrarnos con nefastas consecuencias.

Conversar acerca y caminar juntos parece que hace bien (Sócrates lo hacía con sus discípulos). Pero por sobre todo sugiero expresar cariño, interés y reconocer nuestros errores.

Les adjunto un par de artículos y les recomiendo revisar otros en ese portal.
¿Es normal la conducta de mi hijo adolescente?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario