jueves, 25 de noviembre de 2010

Reflexionando sobre la conferencia del profesor Richard Elmore

Tal como comprometí en un posteo anterior, aquí van mis reflexiones sobre la conferencia del experto en educación e investigador de la Universidad de Hardvard, el Sr. Richard Elmore; a la que tuve oportunidad de asistir.
“Me interesa que nos podamos ir con el siguiente concepto.” – Dijo.
 “La escuela es un lugar donde las personas aprenden”.
Y se refería no sólo a los alumnos, sino también a los docentes y las familias; es decir, a toda la comunidad educativa.
Concepto que comparto absolutamente; lo mismo con lo que mencionó respecto del involucramiento de los actores en el proceso educativo: Liderazgo del Director y la Influencia de los Docentes en los procesos que se realizan para transmitir los contenidos.
Fue un “bofetón” en muchos sentidos. Habló de cosas con las que íbamos a estar de acuerdo y otras con las que no; pero su experiencia le indicaba con claridad que, por ejemplo, no debemos tomar a Estado Unidos como modelo en éste ámbito. Que no podemos estar exigiendo a los docentes cosas para las cuales no los hemos preparado. Que nos queda un largo camino que recorrer, confundidos en evaluaciones absurdas y en modelos económicos y de gestión que deben adecuarse a la realidad que tenemos.
Me llamó la atención que mencionara que la docencia no es hoy una profesión, sino más bien un oficio; ya que para ejecutarla  no se exige mayor práctica y que las personas son enviadas al aula a hacer “lo mejor posible” descuidando algunos aspectos básicos de autoconocimiento, relacionamiento y comunicacionales.
No puedo estar más de acuerdo con ello, cuando veo la poca empatía que algunos profesores desarrollan con sus alumnos. Es cierto que también hay “héroes” que a pesar de todas las adversidades logran hacer una buena clase.
Pero,  ¿qué es una buena clase? Es precisamente en lo que debemos trabajar; para definirla y prepararnos para ejecutarlas; desde todos los ámbitos del núcleo pedagógico que mostró: docentes, alumnos y contenidos.
Para terminar, en esta oportunidad - porque hay mucho para seguir reflexionando - , les dejo la pregunta que él formuló al principio de esta conferencia llamada “Mejorando la Escuela desde la Sala de Clases”: ¿Cuál es el principal desafío y fuente de inspiración en su trabajo?
Era una pregunta para los docentes, pero a mí me parece una pregunta que todos debemos hacernos y respondernos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario