jueves, 19 de marzo de 2020

Coronavirus


Antes que terminara el 2019 escribí el post “Abraza la incertidumbre”; pero nunca imaginé que el mundo iba a enfrentar una situación como la que estamos viviendo.
Buscando algún significado, recurro al libro “Obedece a tu cuerpo. ¡Ámate!” De Lisa Borbeau; el que normalmente consulto cuando alguna enfermedad me afecta o afecta a alguno de mis cercanos.
Pensando en el mundo, leo la definición de Gripe y dice:
<Bloqueo físico: Es una afección viral del aparato respiratorio, con varias manifestaciones físicas.
Bloqueo emocional: Por medio de la gripe el cuerpo dice: "Ya no puedo más". Se presenta a menudo en la persona a quien le cuesta trabajo expresar sus deseos y manifestar sus necesidades.Se siente ahogada por una situación, e incluso puede utilizarla para salvarse de la misma. Por ejemplo: una secretaria que ya no puede trabajar con su jefe, se contagia de una fuerte gripe para quedarse en casa durante una semana. Su verdadero deseo es trabajar, pero con una actitud interior diferente. La gripe siempre tiene que ver con nuestra relación con alguien.
Bloqueo mental: La gravedad de tu gripe te indica hasta qué grado te perjudica tu actitud interior ante lo que debes hacer o ser. En lugar de creer que es el único modo de huir de una situación o de una persona, te ayudaría ser consciente de lo que te sucede y cambiar tu actitud interna (casi siempre se trata de una actitud de víctima). Es posible que dramatices demasiado ?
En lugar de tenerle ojeriza a una situación o a alguien, te sugiero que encuentres un medio de hacer lo que tienes que hacer con más alegría y soltarte, aceptando que posees todo lo necesario para lograrlo.
Bloqueo espiritual: Para conocer el bloqueo espiritual que te impide responder a una necesidad importante de tu SER, utiliza las preguntas sugeridas.>
Y así es no más. El mundo llegó  a una situación de “ya no puedo más”. La gente necesitaba un respiro para encontrarse consigo  misma y volver a apreciar la vida. Abandonar la condición de víctima y hacerse cargo de su sanación. Porque al virus lo tiene que vencer nuestro propio sistema inmunológico.
Y ¿cómo reforzamos nuestro sistema inmunológico? Pues con “buenas vibras” como siempre digo. Disfrutando y agradeciendo la vida. Con buenas dosis de risa y por supuesto con una alimentación saludable.
A cuidarse no más. No se expongan innecesariamente. Quédense en casa.
Obedece a tu cuerpo. ¡Amate!





No hay comentarios.:

Publicar un comentario