viernes, 8 de mayo de 2020

Amigurumi


Tenía pendiente escribir sobre esto y ya que durante las cuarentenas me ha acompañado, creo que es un buen momento para hacerlo.
Conocí el nombre de esta técnica de tejido a croché (o ganchillo, como también le llaman) hace unos años, cuando estaba en Telvent y entrevistaba a los nuevos colaboradores y publicaba en el blog institucional; pero me gustaba desde hacía mucho.
Primer desafío
A principios del año pasado, inspirada en hacer un regalo especial a la pequeña hija de mi colega y amigo Andrés Pacheco, decidí explorar en los tutoriales de Youtube para hacer un Baby Shark (personaje de gran éxito entre los pequeños y entre los papás de los pequeños ya que no paraban de escuchar su “pegajosa” canción).

Partí con unos tutoriales para aprender los puntos básicos y luego seguí con los tutoriales paso a paso.
Busqué  uno para hacer un tiburón; pero la elección de los colores y el toque personal, lo apliqué yo.
Es que desde niña me ha gustado dar personalidad a los animalitos de juguete.
Jugábamos con mis hermanos Jaime y Mario; dando características y relaciones familiares y sociales a nuestros animalitos de goma, plástico y peluches; en la ciudad de “Osolandia”.
Mi primer desafío en Amigurumi fue el pollito (ver foto y link), luego Baby Shark, y desde entonces no he parado de tejer. Seguí con un patrón de conejita (que llevé a conejito con adaptaciones de tamaño y características),  con los desafíos que me hace mi amigo Sergio Rodriguez (gatito verde, perrito negro), un gorilita para Pamela Díaz, los pokemones que me pidió Patricio Wagner, las muñequitas para Ximena Riffo, y un largo etcétera para regalos y nuevos pedidos.
Pero no sólo quiero referirme a esto por lo hermoso que es y por lo bien que me ha hecho, sino para estimularles a buscar y hacer lo que les guste, y para que se entusiasmen y enamoren de aprender.  En Youtube hay de todo … a sólo un click.
Guíen y déjense guiar por sus hijos.
No se van a arrepentir.



miércoles, 1 de abril de 2020

Cuarentena


No pensaba escribir otro post sobre el tema; pero como se visualiza que va para largo, aquí va.
Como dice Wikipedia; la cuarentena, en medicina, es un término para describir el aislamiento de personas por consecuencia de una enfermedad, durante un periodo de tiempo no específico para evitar o limitar el riesgo de que se extienda la mencionada enfermedad.
Para el coronavirus, han decretado 14 días; pero como la gente no se lo ha tomado en serio, van a ser muchos más.
Yo misma me había propuesto seguir yendo a trabajar a la oficina; pero una vez más tuve una señal divina que me hizo cambiar drásticamente de opinión.
El 16 de Marzo, cruzando la calle Moneda, por Ahumada, pisé el suelo mojado, pensando que era agua, pero era aceite de auto y me di un resbalón fenomenal; que si no es por una chica que me sostuvo y a la cual me aferré con todas mis fuerzas para no caer y tocar el suelo, habría quedado en un estado desastroso.
Me sobrecogió mi propia fragilidad y; como hace tiempo, en que sí me di un porrazo, y en el que concluí que el mensaje era “aquí y ahora”; ahora me pregunté “¿qué estoy haciendo aquí? “ y  me respondí: “Exponiéndome innecesariamente”.
Afortunadamente se definió que todo mi equipo se fuera a casa y estamos operando en teletrabajo.
Ya lo habíamos probado, porque el paso a producción de la herramienta que estamos implementando lo hicimos un sábado a las cuatro de la mañana, coordinados con España y cada uno en su casa.

El estallido social nos había llevado a tomar estas medidas por si la cosa se ponía fea. Nunca nos imaginamos que se iba a poner tan fea.
Pero como dice el dicho:”Al mal tiempo, buena cara”.
A disfrutar y agradecer cada día que se nos otorga. A compartir y convivir con quienes más queremos y a solidarizar con quienes están a tu alrededor y más distantes.
No se aburran, no evadan, ocúpense de las cosas que siempre postergaron. 
A cuidarse y a cuidar a los demás.



jueves, 19 de marzo de 2020

Coronavirus


Antes que terminara el 2019 escribí el post “Abraza la incertidumbre”; pero nunca imaginé que el mundo iba a enfrentar una situación como la que estamos viviendo.
Buscando algún significado, recurro al libro “Obedece a tu cuerpo. ¡Ámate!” De Lisa Borbeau; el que normalmente consulto cuando alguna enfermedad me afecta o afecta a alguno de mis cercanos.
Pensando en el mundo, leo la definición de Gripe y dice:
<Bloqueo físico: Es una afección viral del aparato respiratorio, con varias manifestaciones físicas.
Bloqueo emocional: Por medio de la gripe el cuerpo dice: "Ya no puedo más". Se presenta a menudo en la persona a quien le cuesta trabajo expresar sus deseos y manifestar sus necesidades.Se siente ahogada por una situación, e incluso puede utilizarla para salvarse de la misma. Por ejemplo: una secretaria que ya no puede trabajar con su jefe, se contagia de una fuerte gripe para quedarse en casa durante una semana. Su verdadero deseo es trabajar, pero con una actitud interior diferente. La gripe siempre tiene que ver con nuestra relación con alguien.
Bloqueo mental: La gravedad de tu gripe te indica hasta qué grado te perjudica tu actitud interior ante lo que debes hacer o ser. En lugar de creer que es el único modo de huir de una situación o de una persona, te ayudaría ser consciente de lo que te sucede y cambiar tu actitud interna (casi siempre se trata de una actitud de víctima). Es posible que dramatices demasiado ?
En lugar de tenerle ojeriza a una situación o a alguien, te sugiero que encuentres un medio de hacer lo que tienes que hacer con más alegría y soltarte, aceptando que posees todo lo necesario para lograrlo.
Bloqueo espiritual: Para conocer el bloqueo espiritual que te impide responder a una necesidad importante de tu SER, utiliza las preguntas sugeridas.>
Y así es no más. El mundo llegó  a una situación de “ya no puedo más”. La gente necesitaba un respiro para encontrarse consigo  misma y volver a apreciar la vida. Abandonar la condición de víctima y hacerse cargo de su sanación. Porque al virus lo tiene que vencer nuestro propio sistema inmunológico.
Y ¿cómo reforzamos nuestro sistema inmunológico? Pues con “buenas vibras” como siempre digo. Disfrutando y agradeciendo la vida. Con buenas dosis de risa y por supuesto con una alimentación saludable.
A cuidarse no más. No se expongan innecesariamente. Quédense en casa.
Obedece a tu cuerpo. ¡Amate!





martes, 3 de marzo de 2020

Marzo 2020


Y llegó Marzo.
Este Marzo no es como los anteriores. Tiene una nutrida programación de movilizaciones.
Esperamos que para mejor.
Algunos temen que  “quede la cagada”; sin embargo, en “el pulso de Chile”, como se conoce al Festival de Viña del Mar; observamos un fenómeno importantísimo: la gente tiene opinión y la expresa.
Por tanto tiempo evitando los temas políticos para evitar conflictos, evadiendo las conversaciones para “mantener la paz”; hoy nos toca, como hace tiempo; sin miedo y sin violencia, decir: Basta.
Trabajemos por un nuevo pacto social; porque claramente no vamos a cambiar las ideas de nadie.
Las historias, las emociones, la educación y el entorno han tejido la estructura que existe hoy.
No la vamos a cambiar de día para otro; pero claramente los impulsos y las energías ya nos llevan a un destino distinto del que trazaban los indicadores.
Trabajemos por recuperar los valores y establecer nuevos espacios de confianza. Porque precisamente estos son los aspectos que marcan esta crisis; y esto sólo se consigue con participación.
Todos los “paisanos” (entendido como los miembros de este país y para utilizar un concepto más amplio que el de “ciudadano”), estamos llamados a contribuir con nuestras ideas y aspiraciones en la construcción de este nuevo Chile.
Todos somos partícipes y no necesitamos que nos representen. Tenemos que volver a aprender a confiar en la democracia y en que a quienes elijamos para ocuparse de algo, se ocupe de eso y no de sus propios intereses.
Todas las instituciones y organizaciones se tienen que replantear.
No la tenemos fácil; pero estoy segura que con empeño y tesón lo vamos a lograr.

sábado, 1 de febrero de 2020

5 años en Stefanini


Hoy cumplo 5 años en Stefanini y me pareció un buen tema para iniciar los posteos del 2020.
Comencé el año en vacaciones y desde el 13 de Enero sigo full en el Proyecto New-ITSM.
Llegamos a Febrero, que tiene muchas fechas significativas para mí, y me viene a la memoria el post que en ese tiempo escribí: Vuelvo
Llegué, como consultora, al Banco Santander  para apoyar en la implementación de los procesos ITIL en la herramienta corporativa de ese entonces y hoy me encuentro en el proceso de transformación continua apoyando  el cambio de los procesos y la adopción de la nueva herramienta.
Tuve que dejar la empresa en la que trabajaba, pero me fui con las bendiciones de todos, al aceptar este nuevo desafío.
Me encontré con una empresa joven en Chile, pero con mucha experiencia en su país de origen (Brasil).
Como siempre, con mi actitud colaborativa, rápidamente me integré a diversas acciones internas de la compañía y establecí un vínculo también con Fundación Eres, gracias al apoyo de la Gerente de RRHH y la venia de los Gerentes Generales que Stefanini ha tenido en estos años.
El año pasado, particularmente, participé en las reuniones de People & Culture que se hicieron a nivel LATAM; y me siento feliz de haber aportado, además de en los temas técnicos, en estos temas; donde también tengo mis “skills”.
Feliz en estos 5 años.
Agradecida de la vida por estas experiencias.