domingo, 25 de noviembre de 2018

Bioconciencia


En Mayo de este año; se acercó, a Fundación Eres, Pamela Díaz; para ofrecernos un Taller de Bioconciencia y, como “demo”, nos regaló una sesión para el equipo directivo, a la cual finalmente sólo pude asistir yo.
Como ya estaba pactada, invitamos a otras personas amigas y, de ellas, sólo pudo asistir mi amiga Magaly Leiva.
Fue una experiencia muy profunda, de conexión con nuestro ser y que me llevó a tomar una importante decisión.
El proyecto quedó en la lista de las cosas por hacer, porque la Fundación está atendiendo principalmente el Proyecto Senderismo sin Límites este año.

Más tarde, Pamela volvió a tomar contacto conmigo y me propuso otras alternativas de acción; a las cuales adherí inmediatamente.
De ellas, la primera fue realizar un Taller con mis excompañeras de la USACH, con quienes, gracias a la iniciativa de Cecilia Jara, nos juntamos con cierta periodicidad a “una tacita de té”.

Fue así que, durante Noviembre, organizamos la realización de un Taller en su casa.
Nuevamente, como no todos los que uno piensa que van a asistir, lo hacen; abrimos el espacio a otros cercanos y resultó un magnífico grupo de 6 personas. “El universo se encarga perfectamente de las conexiones necesarias para la vida de cada uno”.

El Taller estaba pensado para 3 sesiones, pero finalmente fueron 4; ya que una de ellas coincidió con el apagón de gran parte de Santiago y ese día nos atrasamos un poco.
La última sesión la hicimos en casa de Lorena Mikin.
En este Taller de Bioconciencia (CreSer), Pamela nos enseñó técnicas de interpretación de sueños, señalando que a través de ellos recibimos mensajes poderosos de nuestro “inconsciente”.
No hay que poner mucha “cabeza”, más bien centrarse en las emociones que nos provocan las distintas señales que nos enseñó a “significar”; ya que los significados dependen de la experiencia y la cultura que cada uno trae en su biografía.

No quiero contar mucho para que no pierdan la sorpresa de la maravillosa conducción que ella hace y de cómo nos lleva a entender que “la solución a los conflictos está en nosotros mismos”.

Les invito a tomar contacto con ella (aquí el LINK a su página web) o conmigo, si les interesa armar un taller. Ella también realiza terapias individuales.

Otro dato para su “caja de herramientas”.

domingo, 18 de noviembre de 2018

Perennials


Así como el término masturdating llegó a mí hace un tiempo a través de mi amigo Jorge Milla; esta vez el término perennials, llegó a través de Juan Rodriguez.
Me señaló que correspondía a las personas que, independiente de su rango etareo, están en continua actualización de conocimientos y abiertos a las nuevas ideas. Me hizo mucho sentido, porque viene de la palabra perenne; y ambos nos declaramos perennials.
Más tarde, googleando, me encontré con la definición que señala que se trata de una nueva generación para la cual la edad no tiene importancia. Lo importante es cómo se siente la persona.
El nuevo concepto incluye a quienes, no siendo millenials (reconocidos por su búsqueda de nuevos desafíos), son conscientes de lo que ocurre en el mundo, se mantienen al día con los avances tecnológicos y son capaces de tener amigos y colegas de todas las edades.
Los perennials se involucran, se mantienen curiosos, son apasionados, compasivos, creativos, confiados, colaborativos, inclusivos, de mentalidad global, tomadores de riesgos, que empujan y saben apresurar lo que quieren.
Y al buscar imágenes sólo aparecen flores. Genial!
Me gustó. Y así como alguna vez me declaré Freelance, hoy también me declaro perennial.
¿Y tú?