domingo, 5 de agosto de 2018

VALGO


A mediados de Junio me llega por WhathsApp una nota sobre un nuevo sistema educativo en Japón: VALGO.
Decía, entre otras cosas, que:”Se está probando en Japón un revolucionario plan piloto llamado ´Cambio Valiente’ (Futoji no henko), basado en los programas educativos Erasmus, Grundtvig, Monnet, Ashoka y Comenius. Es un cambio conceptual que rompe todos los paradigmas.
Es tan revolucionario que forma a los niños como “Ciudadanos del mundo”, no como japoneses.
Entenderán y aceptarán diferentes culturas y sus horizontes serán globales, no nacionales.

El programa de 12 años, basado en los conceptos:
- Cero materias de relleno
- cero tareas.
- Y solo tiene 5 materias que son:
1.- Aritmética de Negocios. Las operaciones básicas y uso de calculadoras financieras.
2.- Lectura. Empiezan leyendo una hoja diaria del libro que cada niño escoja y terminan leyendo un libro por semana.
3.- Civismo. Entendiendo éste, como el respecto total a las leyes, el valor civil, la ética, el respeto a las normas de convivencia, la tolerancia, el altruismo y el respecto a la ecología y medio ambiente.
4.- Computación. Office, internet, redes sociales y negocios on-line.
5.- Idiomas. 4ó 5 alfabetos, Culturas, Religiones, entre japonesa, latina, inglesa, alemana, china, árabe; con visitas socializadoras de intercambio a familias de cada país durante el verano.

¿Cuál será la resultante de este programa?

Jóvenes que a los 18 años hablan 4 idiomas, conocen 4 culturas, 4 alfabetos.
- Son expertos en el uso de sus computadoras y celulares como herramientas de trabajo.
- Leen 52 libros cada año.
- Respetan la ley, la ecología y la convivencia.
- Manejan a aritmética de negocios y finanzas al dedillo.”

Señalaba la nota que “contra ellos tendrán que competir nuestros hijos” y luego venía una negativa mirada de nuestros jóvenes.

Le respondí a quien me enviaba la nota, que ésta “Partía bien”; pero que “nuestros hijos no competirán, sino que contribuirán a crear un mundo mejor.”

Me gusta ver los aspectos positivos de los jóvenes.

Compartí esta reflexión en la Mesa de Educación de la Comunidad de Organizaciones Solidarias, en la cual estoy participando; y la comparto aquí también porque me parece interesante la propuesta (independiente si sea o no cierta, según leí posteriormente en internet).

Las escuelas deben realizar transformaciones profundas para que las personas puedan orientarse,  reconocer y desarrollar sus habilidades.

Las materias indicadas son una ayuda; pero no podemos dejar de lado las artes (en todas sus expresiones), el deporte, la alimentación saludable, el mundo digital y todas las actividades que la vida nos ofrece en las distintas ubicaciones y circunstancias que nos encontremos.

Por lo tanto, podemos practicar eso y más.