jueves, 19 de noviembre de 2015

Adiós a mi rol de Apoderada

Este año se gradúa de 4° Medio el último de mis hijos.
No sólo es un acontecimiento importante para él, como lo fue para los otros dos, sino para mí; especialmente porque es el último año que me desempeño como Apoderada.
Fui de las participativas, con roles y obligaciones adicionales como parte de las directivas de curso y directivas de centros de padres; a excepción de estos últimos años, de retorno al Colegio La Fontaine.
Dejo mi rol de Apoderada; pero sigo pendiente de los temas educativos; ya que es, sin duda, mi pasión.
Agradecida de todos los momentos que disfruté en los tres colegios en que estuvieron mis hijos: Francisco de Miranda, La Fontaine y Las Américas.
En cada uno de ellos viví experiencias inolvidables; algunas ya contadas y otras que probablemente contaré más adelante.
Gracias a todos los profesores que formaron parte de la vida de mis hijos y de nuestras vidas como padres y apoderados; a los otros apoderados, directivos y, a los jóvenes y niños con los que nos tocó compartir.
Me quedan los últimos eventos: La Graduación y La Gala; para el definitivo adiós; pero quise escribirlo hoy, reflexionando sobre esto y para  invitarlos a revisar sus propias experiencias al respecto.
Sé que no todos las disfrutan; algunos lo consideran una carga pesada; sepan que para mí fue también una de mis pasiones.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario