miércoles, 3 de abril de 2013

Plaza Bogotá


Desde hace un tiempo cambié mis caminatas matutinas por caminatas en la tarde con mi esposo.
Generalmente vamos a la Plaza Lillo para disfrutar de los pequeños jugando en los juegos infantiles que están instalados en ella.
Un fin de semana se nos ocurrió buscar una plaza más antigua con árboles añosos y nos fuimos a la Plaza Bogotá.
Fue una tarde maravillosa en que no sólo disfrutamos de pequeños jugando en los juegos infantiles; sino de grandes y chicos compartiendo un arco de basquetbol y de jóvenes skaters haciendo piruetas, ajustando unas artesanales e improvisadas plataformas de madera para desplegar su batería de saltos. Niñas y niños andando en bicicleta, parejas y algunas mascotas. Todos armónicamente conectados; ya que paulatinamente iban llegando, saludándose e incorporándose a sus respectivas actividades.
Fue mágico ver cómo aún quedan estos lugares, en plena capital, donde sanamente se divierten grandes y chicos.

Pensábamos que sería lindo conseguir algunos fondos para arreglar el otro arco de basquetbol, que estaba roto; o que alguna empresa les donara algunas plataformas para que pudiesen practicar mejor los skaters. Pero también pensábamos que quizás eso les robaría la magia del esfuerzo y la creatividad; para con poco, hacer mucho.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario