lunes, 25 de febrero de 2013

Resiliencia


Conocí esta palabra hace algún tiempo. Fue cuando mis hijos estaban en el Colegio Francisco de Miranda, que mi amiga Glenda Durán me enseñó este concepto.
Yo misma no me había dado cuenta que lo practicaba una y otra vez.
Resiliencia tiene varias acepciones; pero a la que me refiero es a aquella capacidad de afrontar la adversidad y salir adelante.
En mi vida, como todos, he tenido buenos y malos momentos; pero siempre me he enfrentado a ellos preguntándome “¿qué tengo que aprender de esto?”; y, por lo tanto, soy capaz de dar vuelta la página y seguir adelante.
Me considero, además, una persona positiva; la que siempre busca el lado bueno de las cosas y la que siempre se dice a sí misma: “Es para mejor”.
Todo cambio es para mejor.
Es que la naturaleza así lo exige.
Alguien me dijo alguna vez que yo era como una oruga, que mordida a mordida se come su hoja.
Hace unos días pensaba que la oruga al morir se convierte en mariposa; y creo que así me siento desde hace un tiempo; desplegando mis alas coloridas para iniciar una vida fugaz pero intensa; que no sé adónde me llevará, pero es algo que también estoy aprendiendo; y así como el Hobbit dejó su casita para vivir su aventura; les invito a cuestionar su “zona de confort”, atreverse a soñar y vivir sus propias aventuras.
Les dejo este video que me compartieron en Facebook. Disfrútenlo: ¿Te atreves a soñar?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario