lunes, 21 de mayo de 2012

Caminatas y ciclistas


Desde que decidí iniciar mis caminatas, todo ha cambiado.
Cada día encuentro el camino más corto y, con algunas personas que cotidianamente veo; ya nos reconocemos, nos sonreímos y hasta nos saludamos.
Hace unos días me tocó ir al centro en la mañana; y me fui caminando hasta el Metro Baquedano. En lugar de bajar por Salvador me aventuré por la calle Seminario y descubrí que es una buena opción para los ciclistas. Pueden usar las veredas anchas y anda menos gente que por Salvador.
Recientemente he decidido modificar un poco el trayecto. En lugar de llegar al Metro Salvador, subo por Rancagua y después tomo Valenzuela Castillo. Otra calle ideal, con veredas anchas y árboles. También me pareció una buena opción para los ciclistas que transitan por las veredas.
Y, se me ocurría, que así como hay pistas reversibles para los automóviles, que funcionan en cierto horario en un sentido y en otros horarios en el otro; a falta de ciclo vías, podrían implementarse veredas exclusivas para ciclistas, en determinados horarios, en uno u otro sentido; para ir y volver al trabajo por ejemplo.
Hace bien andar en bicicleta, y felicito a muchos de mis amigos que están eligiendo esa opción para desplazarse en la ciudad.
También hace bien caminar. Lo recomiendo. No sólo permite ir descubriendo calles y lugares hermosos, sino que se estimula la reflexión y la conexión con el medio ambiente.

2 comentarios:

  1. Hay que incentivar estas prácticas, ofrecen solo beneficios y ayudan un montón en anímico y en lo físico. Pasar del estrés del metro, o del taco, a la libertad de caminar o pedalear es un paso importante en mejorar nuestra calidad de vida. Y no hay para que partir con una maratón, de a poco, planificando, y dando el primer paso que es el mas difícil, el resto llega solo.

    ResponderEliminar
  2. Claro que los ciclistas e la calle y los peatones en las veredas, cada uno en lo suyo. Muy buena tu observación de usar calles alternativas, es lo mejor

    ResponderEliminar