viernes, 30 de marzo de 2012

CCK12 – Poder y Autoridad


Este fue el tema de la semana 8.
Las tecnologías de red han cambiado el poder y la autoridad.
Hace algún tiempo asistí a una charla de Liderazgo, que dictó el analista internacional Libardo Buitrago, en el anterior colegio de mis hijos; y, entre las muchas cosas que comentó estuvo precisamente ésta: cómo la tecnología ha cambiado el escenario político y cómo hoy en día el ciudadano común ya no mira a las autoridades “hacia arriba”; sino que les exige que actúen y se comporten de acuerdo a lo que comprometieron cuando pedían el voto.
Las redes sociales tienen hoy el poder de informar y movilizar, de modo independiente a los medios de comunicación tradicionales; y eso, para algunos, resulta “peligroso”.
 “La revolución pingüina” que vivimos hace algunos años en Chile y que hoy tiene su continuidad a través del  “movimiento estudiantil”; nos deja “boquiabiertos” con la capacidad de organizarse y congregarse que tienen los jóvenes. Ellos ya no están dispuestos a aceptar las “representaciones”. Cada uno se representa a sí mismo y realizan asambleas, se comunican y votan por internet y, en cosa de minutos, tienen “la opinión de la asamblea” y no “de los representantes”.
Sin duda un tema para reflexionar.
Hace un par de años compartí también con un compañero de trabajo, que dirigía una “Comunidad Virtual”, en la que participaban jóvenes y adultos. Era una especie de “juego” en que los participantes desempeñaban diversos “roles” y me contaba maravillado cómo en esa comunidad tenían “líderes” de corta edad, pero que en el “juego” se desempeñaban mejor que muchos de los adultos participantes. En ese entonces no le presté mucha atención; porque todavía estaba bajo algunos paradigmas que me hacían pensar que eso era “una locura”.
Para cerrar, los educadores hoy también se sienten muchas veces “amenazados” por los nuevos artefactos que sus pupilos manejan con tanta destreza. No es fácil cambiar el mundo del “profesor portador de conocimiento” por el “profesor facilitador” para que el conocimiento se despliegue; contando a veces con “expertos” en la audiencia, a veces también con deseos de “humillar” a quien le fastidia con clases aburridas.
Pero, como no puedo dejar de tener una mirada optimista; el Poder y la Autoridad están cambiando; pero no tengo dudas que por algo mejor: comunidades abiertas que comparten conocimiento, que se organizan para desarrollarse en todos los ámbitos y a las cuales, créanlo o no, ya no las moviliza el dinero.
En fin. Hay que liberarse del miedo y hay que preguntar lo que se quiera preguntar. No importa quien tenga la respuesta. Para muestra un botón; les dejo este video, que me encanta, y que es más que evidente en ello.

2 comentarios:

  1. Trágicamente educación y pedagogía han devenido en sinónimos en nuestro tiempo. Y en su origen no podían ser más diferentes, aunque compartieran el dominio. El paidagogos era un esclavo que llevaba a los hijos de su amo ante el preceptor; educere, por su parte, era un verbo que definía el accionar del maestro y que significaba acompañar el proceso de desarrollo y expresión de aquella riqueza que se suponía ya presente en el educando.
    Para más remate, la uniformidad de los término se inclinó hacia el lado del paidagogos, con toda su carga coactiva.
    Es preciso recuperar la delicia del educere, si de veras queremos crear un mundo nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andrés: Gracias por comentar. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Hoy les llamamos "coach" y es precísamente lo que se requiere: alguien que acompañe al educando en el proceso, para que pueda desarrollar todo su potencial.
      Saludos

      Eliminar