sábado, 31 de diciembre de 2011

Fin de Año


Tiempo de recuentos y proyecciones.
Hora del balance. Qué hice, qué no hice y por qué.
Qué me habría gustado, qué tareas me llevo para el año siguiente.
¿Qué aprendí?
Como decía uno de los mensajes de buenos deseos que recibí: “que el próximo año sea un buen año, depende de ti”.
El 2011, para mí fue un buen año; y cada año que pasa va siendo mejor. El 2012, cumpliré 50 años. Tema no menor en una mujer, que sin embargo no me preocupa. Tengo los años que tengo y los he vivido como los quiero vivir.
El 2011 fue un año intenso. Lo inicié trabajando para ISBAN Chile a través de TELVENT Chile en lo que me apasiona: Capacitaciones y Metodología para mejorar la Calidad; viajando cada fin de semana a Coñaripe para ver a mi familia que estuvo de vacaciones Enero y Febrero por allá. En ese período aproveché de dar unas consultorías y de ejercer como Directora de Capacitación de la OTEC en la que trabajé hasta Mayo. En ella gestioné un Curso de Lenguaje de Señas para el FOSIS; lo que me hizo muy feliz.
Vino Marzo y comenzó el colegio; año escolar que, para muchos, poco tuvo de clases; fue el grito desesperado de nuestra sociedad para decir: ¡basta de tanta estupidez! Esta es una de las temáticas en las que creo que pude haber dado un poco más. Valoro la valentía de los estudiantes para arrojarse y hacernos ver a los adultos el mundo absurdo en el que les estamos involucrando. Pero, las decisiones las toman los adultos; y quienes esperaban que los niños resolvieran el tema; me parece que deben “hacerse ver”. Es cierto que los adultos estamos entrampados en nuestras propias esquematizaciones; pero también está en nosotros regular, poner límites y saber frenar. En Septiembre cambiamos a nuestros hijos de colegio. Estamos ciertos que el tema no está resuelto, pero también que los cambios esperados tardarán en llegar; porque de ninguna de las partes hay voluntad para resolver.
El 2011 celebré un año en mi blog y también expandí esta tecnología a mi empresa, creando el Blog de TELVENT Chile. Estoy feliz porque ya no estoy sola “reporteando” en él y espero integrar a otros durante el 2012. También feliz porque algunos de mis seguidores están iniciando sus propios blogs.
El 2011 también inicié mis talleres de Gestión del Cambio (en el IPS) y desplegué mis potencialidades en el ámbito de Recursos Humanos en TELVENT Chile  apoyando la gestión en comunicaciones internas, actividades recreativas y capacitación.
En Julio y Septiembre viajé a Argentina y me certifiqué en Value Drivers. Actualmente estoy brindando servicios a personas y organizaciones en ese ámbito. Durante el 2012 espero expandirlo también al ámbito educativo (docentes, padres y alumnos) en el área orientación vocacional.
Aprendí mucho y no me canso de aprender.
Se viene el 2012; año en que se anuncia el fin del mundo. Ya este 2011 tuvimos algunas “previas”. Y, para los que se acuerdan, el 2000 también trajo lo suyo.
Fin del mundo; pero, fin de ¿qué mundo? Si todo el tiempo estamos muriendo y renaciendo.
Es lo que “el mercado” y la televisión nos ofrecerá para seguir manteniendo nuestras mentes ocupadas en tonterías.
Haz como decía Martin Luther King: “Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol.”
Escucha la canción de Serrat “Hoy puede ser un gran día”.
Vive cada día y haz de ese día el mejor.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Felices Fiestas

Este año se me ocurrió hacer el saludo de Navidad y Año Nuevo desde mi blog.
Así aprovecho de darlo a conocer y, en una de esas, se produce la conexión necesaria para brindar algún servicio en el próximo año.

Vayan para todos mis amigos y contactos mis sinceros deseos de Paz, Amor y Felicidad.

La Navidad significa cosas distintas para todos. A algunos les trae alegría, a otros tristeza o melancolía; pero no cabe duda que en el mundo se produce, al menos una vez al año, una “vibración” especial.
Dicen los cuentos que hasta las guerras se detienen porque es Navidad.
Es la celebración de los niños, con la familia; y, para quienes la tienen dividida, es siempre causa de nerviosismo y múltiples coordinaciones.
Aparecen los “sufridos” y “acalorados” viejos de pascua; vestidos de rojo y blanco.
Nos adornamos con pinos y nieve en medio de este calor.
No lanzamos a las tiendas para buscar los regalos: de los seres queridos, del amigo secreto y los que se hacen por compromiso. Es muy difícil mantenerse ajeno a toda esta vorágine.

El Año Nuevo, es la fiesta de los adultos. Nos preparamos para los abrazos, cena y un buen baile. Todos nos deseamos lo mejor.

Ojalá este espíritu se mantuviera por más tiempo; pero enfocándonos en lo que realmente importa.

“¿Cómo se envuelve el cariño?” les preguntaba, medio en serio y medio en broma, a mis colegas; porque si hay algo que este mundo necesita y que todos, sin excepción, podemos regalar a otro; es precisamente eso: Cariño.

Un abrazo y mi cariño para todos.

¡Felices fiestas!

jueves, 8 de diciembre de 2011

La confianza es

Así se llama el librito que le facilité a mi equipo Calidad y PMO de Telvent Chile; para leer unas frases, reflexionarlas y compartirlas entre nosotros.
Se me ocurrió esta idea cuando hice el Taller en el IPS para una de las Mesas de Trabajo del Proyecto BIP-5 (tengo pendiente postear sobre esto). Como una de las tareas post-taller, orientada a mantener el vínculo entre los participantes; le entregué el libro a la persona que sacó mayor puntaje (ya les contare de eso) en las actividades del taller, para que lo circulara entre los participantes. En el plazo de una semana todos debían tener el libro leído y, escogida y compartida  por mail la frase que más les gustara. Como eran aplicados, lo lograron.
Esta semana recibí de la Escuela Matriztica un audio, que quiero compartir; que habla de la confianza.
Una frase, que me quedó grabada de mis tiempos de educación secundaria, que acuñaba mi profesor de Filosofía; decía: “La confianza se da muchas veces, pero se quita una sola vez”.
¿Cómo enfrentar entonces esto de restablecer confianza? Sobre todo entre un cliente y un proveedor.
La respuesta que Humberto Maturana y Ximena Davila dan a la pregunta ¿Es para ustedes la confianza una emoción o un recurso? Si fuera un recurso, ¿sería un recurso renovable?”, me gusta; porque si bien es congruente con lo que decía mi profesor, es esperanzadora porque define la confianza como un sentir; y que si por algún motivo se pierde, es posible crear nuevos espacios de confianza
Les invito escucharla: Enlace al archivo de audio