domingo, 24 de abril de 2011

Madre Teresa

En estos días, de recogimiento para algunos y festividad para otros, aprovecho de referirme a esta mujer pequeñita y “piola”, pero sin duda transformacional.
Por varios años fui colaboradora de uno de los hogares de ancianos que atiende su congregación en Batuco.
Unas hermanitas hindúes, risueñas y que no hablaban una gota de español, atendían a los viejitos. Vivían todos de la caridad.
Siempre admiré a la Madre Teresa porque, según supe, ella siempre decía: “Dios proveerá”. Y solía recorrer el mundo con un atadito de ropa y sin un peso en el bolsillo; pero siempre llegaba a destino y conseguía lo que iba a buscar.
Es que nada era para ella, todo era para los demás.
Hace tiempo que quería agregarla en mi etiqueta: “Personajes que me inspiran” y hace unos días me llegó su foto y su oración, por correo electrónico, de parte de un amigo.
Es que hace un tiempo alguien me hizo el comentario:”No hay que ser Madre Teresa en esto.”; pero yo creo que el mundo sería muy distinto, si hubiese más madres teresas. 

1 comentario: