jueves, 21 de octubre de 2010

Encuentro con Vittorio Marisio

Asistí al Seminario de la SOFOFA: Educación, Resiliencia y Liderazgo. Auspiciado por la Fundación Luz.
Uno de los expositores o panelistas, fue don Vittorio Marisio. ¡Sí! El de los enchufes Marisio. “El rey del enchufe” como se autodenominó y se autodeterminó hace mucho tiempo.
Durante el coffee break lo abordé y le pedí una entrevista. No tenía idea de qué íbamos a hablar; pero sabía que él me diría cosas sabias.
Por celular coordinamos vernos y me regaló unos minutos de su precioso tiempo.
En la presentación, en el seminario, habló de su vida y la fue enlazando con las actividades en torno a la educación y al apoyo a personas con alguna discapacidad.
Varias cosas llamaron mi atención y por eso me atreví a entrevistarlo: El deseo de ser el mejor, el prepararse, el estar al día, el ser exigente y el ser generoso.
A Chile le falta ciencia, decía. Tener ciencia y tener tecnología. Pero para tener algo hay que definirse y preparase para ello.
Le conté en qué estaba y él me invitó a “abrir la mente”.
Me dijo lo siguiente:
1.- Haga lo que Ud. sabe hacer. Aquello en lo que es buena aquí y en cualquier parte. Aquello que la distingue.
2.-Elija su equipo de trabajo. Y me dio varios ejemplos de decisiones que él había tenido que tomar para reconfigurarlo cada vez que fue necesario.
3.- Infórmese qué y cómo lo están haciendo en otras partes. Analice la competencia y busque su factor diferenciador. Esté al día con las innovaciones. (Aggiornarse).
Suena muy simple, porque la sabiduría es simple.
La ejemplificaba con su propio diseño de interruptor. Tres piezas, después de haber tenido muchas. 40 años le tomó llegar a eso. “¡Tan simple! ¿Por qué no se me ocurrió antes?”, decía. Pues, porque tenía que recorrer todo lo que recorrió para darse cuenta.
También me habló de la Ética; y que ése era el gran tema que se debe re-instalar en la educación de niños, jóvenes y adultos (padres, apoderados y empleados).
Me dio muchas ideas, que estoy comenzando a desarrollar.
Como siempre me digo: “Uno elige sus maestros”.
Por algo lo abordé. Para que me dijera y guiara en lo que tengo que hacer.
Y como siempre pienso: “Lo que recibí no es sólo para mí, es para compartirlo”.
Por eso está aquí, para que lo lean todos y le haga sentido al que lo necesite.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario